¿Qué es el cáncer de mama?

¿Qué es el cáncer de mama?


Cáncer es el nombre que se da cuando algunas de las células del cuerpo empiezan a dividirse sin detenerse y se diseminan a los tejidos del cuerpo.  Normalmente, las células humanas crecen y se dividen para formar nuevas células a medida que el cuerpo las necesita. Cuando las células normales envejecen o se dañan, mueren, y células nuevas las remplazan.

Sin embargo,  con cáncer,  este proceso ordenado se descontrola, las células adicionales pueden dividirse sin interrupción y pueden formar masas que se llaman tumores.

Instituto Nacional del Cáncer (https://www.cancer.gov/espanol/cancer/naturaleza/que-es

El cáncer de mama se origina cuando las células del seno comienzan a crecer en forma descontrolada. Estas células normalmente forman un tumor que a menudo se puede observar en una radiografía o se puede palpar como una protuberancia (masa o bulto).  El tumor es maligno (cáncer) si las células pueden crecer invadiendo los tejidos circundantes o propagándose (metástasis) a otras áreas del cuerpo. El cáncer de mama ocurre mayormente en las mujeres, pero los hombres también lo pueden padecer.

El cáncer de mama puede originarse en diferentes partes del seno, por ejemplo el Cáncer ductal, son tumores que aparecen  entre los conductos que llevan la leche hacia el pezón o el Cáncer lobular que se originan en las glándulas que producen la leche.

Aunque el cáncer de mama puede detectarse palpando un bulto, masa o “bolita” en el seno, no siempre es fácil sobre todo cuando esta masa es todavía pequeña.   Otras formas de detectarlo, las cuales deben de ser consideradas como complemento de la auto exploración son  estudios como la mamografías y el ultrasonido, los cuales pueden ser descubiertos en una etapa más temprana, a menudo antes de que puedan verse o palparse y antes de que se presenten síntomas. 

Cabe mencionar que la mayoría de las protuberancias de los senos son benignas y no cancerosas.  Los tumores no cancerosos de los senos (benignos) son crecimientos anormales, pero no se propagan fuera de los senos y no ponen la vida en peligro.  Sin embargo, algunas protuberancias benignas en los senos pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de seno. Por ello es importante que se lleven a cabo revisiones en los senos periódicamente y con cualquier  masa o cambio en el mismo, sea examinado por un profesional de atención médica para determinar si es benigno o maligno.

American Cancer Society, https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-seno/acerca/que-es-el-cancer-de-seno.html

Factores de Riesgo:

Un "factor de riesgo" es todo aquello que aumenta la probabilidad de desarrollar cáncer de mama. Algunos de ellos escapan de nuestro control, pero otros, como el consumo de alcohol o la actividad física, sí los podemos controlar.

Consulta a tu médico sobre los posibles factores de riesgo de cáncer de mama que presenta tu caso. Es posible que puedas seguir ciertos pasos para reducir el riesgo de cáncer de mama, y tu médico puede ayudarte a idear un plan para tal fin. Tu médico, por su parte, debe estar atento a cualquier otro factor de riesgo que no puedas controlar para entender perfectamente el nivel de riesgo que presentas. Esto le permite hacer recomendaciones sobre estudios de detección de la enfermedad: qué análisis debes hacerte y cuándo debes comenzar con ellos.


Factores controlables:


Peso. El sobrepeso supone un riesgo elevado de cáncer de mama. El tejido graso es la principal fuente de estrógeno que posee el cuerpo tras la menopausia, cuando los ovarios dejan de producir la hormona. Una mayor cantidad de tejido graso implica un mayor nivel de estrógeno, lo que puede aumentar el riesgo de cáncer de mama.

Alimentación.  Un buen comienzo puede ser evitar la carne roja y otras grasas animales (incluidas las grasas lácteas del queso, la leche y el helado), ya que pueden contener hormonas, así como otros factores de crecimiento hormonal como los antibióticos y pesticidas. Algunos investigadores consideran que ingerir demasiado colesterol y otras grasas constituye un factor de riesgo, y ciertos estudios indican que comer carnes rojas o procesadas en exceso conlleva un riesgo elevado de padecer cáncer de mama.

Ejercicio. Cada día hay más pruebas de que el ejercicio ayuda a reducir el riesgo de cáncer de mama. La Sociedad Americana Contra el Cáncer recomienda hacer ejercicio físico entre 45 y 60 minutos al menos 5 días por semana.

Consumo de alcohol. Algunos estudios revelaron que el riesgo de cáncer de mama aumenta en relación con la cantidad de alcohol que consume una mujer. El alcohol puede afectar la función renal de control sobre los niveles de estrógeno en sangre, lo cual puede aumentar el riesgo.

Tabaquismo. Fumar suele implicar un leve aumento en el riesgo de cáncer de mama.

Exposición al estrógeno. Debido a que el estrógeno en las mujeres estimula el crecimiento de las células mamarias, la exposición a esta hormona durante períodos prolongados ininterrumpidos puede aumentar el riesgo de que se forme cáncer de mama. Tú puedes controlar algunos de estos factores de riesgo limitando o evitando el uso de terapias de reemplazo hormonal combinadas (estrógeno y progesterona; TRH).

Uso reciente de anticonceptivos orales. El uso de anticonceptivos orales (pastillas anticonceptivas) parece aumentar levemente el riesgo de desarrollar cáncer de mama, pero solo durante un período limitado. Las mujeres que hayan dejado de utilizar anticonceptivos orales por más de 10 años no parecen presentar un riesgo mayor de desarrollar cáncer de mama.


Factores de riesgo que no puedes controlar


Sexo. Ser mujer es el mayor factor de riesgo para que se forme cáncer de mama. Si bien los hombres pueden padecer la enfermedad, las células mamarias de las mujeres crecen y cambian constantemente, principalmente debido a la actividad de las hormonas femeninas estrógeno y progesterona.

Edad. El envejecimiento es el segundo factor de riesgo más importante. En edades de 30 a 39 años, el riesgo es de 1 en 227, es decir, del 0,44%. Después de los 60 años, el riesgo pasa a ser de 1 en 28, es decir, del 4%.

Antecedentes familiares de cáncer de mama. Si tienes algún familiar de línea directa (madre, hija, hermana) que ha sido diagnosticado con cáncer de mama o tienes varios familiares que han padecido cáncer de mama u ovario (especialmente antes de los 50 años), podrías tener un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad.

Alteraciones de las células mamarias. Cualquier alteración atípica de las células mamarias que se detecte en una biopsia (extracción de tejido sospechoso que se analiza con un microscopio) puede ser un factor de riesgo.

Embarazo y lactancia. El embarazo y la lactancia reducen la cantidad total de ciclos menstruales en la vida de una mujer, y esto parece reducir el riesgo de cáncer de mama en el futuro. Las mujeres que nunca han tenido un embarazo a término o que han tenido su primer embarazo a término después de los 30 años tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama. En el caso de las mujeres que tienen hijos, la lactancia puede reducir levemente el riesgo de cáncer de mama, especialmente si continúan amamantando durante 1 año y medio a 2 años. Para muchas mujeres, no obstante, amamantar durante tanto tiempo no es viable ni práctico.

http://www.breastcancer.org/es/sintomas/cancer_de_mama/riesgo/factores

Aunque la mayoría de los factores de riesgo no se pueden modificar, los relacionados con los estilos de vida si son modificables y pueden disminuir el riesgo de padecer esta enfermedad.

El cáncer de mama no puede prevenirse, la detección oportuna es la única opción para poder descubrir a tiempo esta enfermedad, lo que significa que para disminuir las muertes por cáncer de mama, las mujeres deben ser diagnosticadas en etapas tempranas. Para realizar el diagnóstico con oportunidad es necesario intensificar, de acuerdo a la edad de cada mujer, las tres acciones básicas de detección: autoexploración, exploración clínica y mastografía.

https://www.gob.mx/salud/acciones-y-programas/cancer-de-mama-deteccion-oportuna

En ocasiones, el cáncer de seno se detecta debido al surgimiento de síntomas, pero muchas mujeres con cáncer de seno no presentan síntomas. Por esta razón es muy importante hacerse las pruebas de detección programadas

Se pueden emplear diversas pruebas para buscar y diagnosticar el cáncer de seno. Si su médico encuentra alguna región que resulte inquietante a través de una prueba de detección (una mamografía), o si usted presenta síntomas que podrían indicar cáncer de seno, será necesario que se someta a más pruebas para determinar con seguridad si es cáncer.

Biopsia

Una biopsia se hace cuando mediante una mamografía o  estudio de imágenes se revela un cambio en el seno que podría ser cáncer. La única manera para poder determinar con certeza si es cáncer es mediante la biopsia.

La lucha contra el cáncer de mama.

Organizaciones como la OMS (Organización Mundial de la Salud) promueven la sensibilización del público en general sobre el problema del cáncer de mama y los mecanismos de control. La promoción de políticas públicas y programas adecuados a la problemática de cada país, también son estrategias fundamentales para su pronta detección.

http://www.who.int/topics/cancer/breastcancer/es/index3.html

En México somos ya más de 100 asociaciones que emprendimos la lucha contra esta enfermedad y aproximadamente un 25% de ellas forman COMESAMA.  Somos un frente ante los tomadores de decisiones en beneficio de la mujer mexicana.